Caminar nos ayuda a relajarnos, muchas veces necesitamos levantar el ánimo, sentirnos mejor, dejar de lado las preocupaciones del día a día y para ello lo mejor es dar un pequeño paseo.

Dar paseos cortos ayuda a liberarnos del peso emocional que cargamos diariamente.

Los médicos recomiendan caminar para bajar de peso y mejorar la salud. Por su parte, los psicólogos también coinciden en que debemos ponernos en movimiento.

Algunos beneficios emocionales que inciden en nuestra salud al caminar son los siguientes:

-Nos ayuda a poner las situaciones en perspectivas. Cuando caminamos el cuerpo se relaja y nos ayuda a pensar mejor en los problemas que hayamos tenido en el día. Algo tan aparentemente simple como caminar puede ayudarnos a resolver nuestros conflictos a nivel emocional y ordenar nuestras ideas.

– Nos permite generar nuevos pensamientos. Cuando nos ponemos en movimiento la mente se activa y genera diversos pensamientos.

-Nos ayuda a meditar. Mantenernos atentos mientras caminamos nos permite meditar. Este simple ejercicio funciona para estabilizar el corazón, reposar los músculos y activar la imaginación, todo esto es muy saludable y beneficioso para el equilibrio del organismo.

-Nos permite disfrutar de la naturaleza. Si caminamos en un lugar lleno de árboles, como puede ser un parque o una plaza, nos mantendremos en contacto directo con la naturaleza. De este modo, permitiremos que la creatividad se haga presente en nuestro quehacer cotidiano.

Nos permite conectarnos con el momento presente. ¿Cuántas veces estamos conectados con el momento que estamos viviendo? La mayoría de las veces vivimos una situación mientras ya estamos deseando vivir otras. Caminar nos permite activar la creatividad al mismo tiempo que le da la orden al cerebro de atender al momento que vive.

Nos permite descansar la mente. Más allá de resolver problemas, pensar en todo aquello que nos preocupa o crear algunas ideas sobre el futuro, caminar nos permite descansar la mente, ponerla por completo en blanco.

Cualquier momento es ideal cuando de caminar se trata, es un placer que mejora la salud, elimina las preocupaciones, tonifica el cuerpo y permite conectarnos con nuestro mundo interior.