Ceremonia religiosa

Para propiciar los buenos influjos en una ceremonia religiosa e igualmente, en una operación mágica, habrá que lavarse, ungirse, fumigarse y ofrecerse en sacrificio, pues el Gran Espíritu, el Logos, el Padre anciano de los días toma en aroma muy suave lo que hace en su honor un hombre purificado y dispuesto, y recibe, junto con el incienso, su oración [y gestos simbólicos], la oblación asciende a Él, como lo canta el Salmista: «Que mi oración ascienda hacia ti, Señor, como el incienso que arde en tu presencia». El humo y la unción de los perfumes, el tabaco, la mirra, el azufre, la pólvora, el incienso, lo penetran todo, y abren las puertas de los elementos y los cielos a fin de que el hombre pueda conocer o entrever los secretos del Creador, o apenas atestiguar, como lo haría una hormiga, el tamaño de la montaña que habita…
Los espíritus se atraen mediante fuerzas ultranaturales y celestes, mediante las cosas que exitan la armonía del alma, tanto imaginativa como racional, o sea,  con voces, cantos, sones, conjuros, encantamientos, plegarias, exorcismos y todas las demás cosas sagradas.
Cómo hacer que acudan, aparezcan, comparezcan los espíritus que ocupan cuerpos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *