pexels photo 1024960

El matrimonio no es un contrato de amor entre un hombre y una mujer que deba durar toda la vida, el acepto sale de tu boca, pero esto no significa que no pueda terminar en cualquier momento. En el matrimonio existen momentos muy difíciles donde parece que las cosas no funcionan bien, sin embargo en esos momentos es necesario tener temple y determinación.

Si quieres salvar tu matrimonio sigue estos consejos creativos:

1-Piensa en la raíz de los problemas y convérsalos. Si quieres salvar tu matrimonio es necesario que pongas en perspectiva lo que deseas hacer.

2-Deja tu orgullo a un lado. Empieza a considerar lo que tu conyugue necesita y quiere de la relación, equilibra la balanza y recuerda que no todo se trata de ti, en la pareja hay dos personas y ambas son igual de importantes.

3-Reduce tus expectativas. Distingue la realidad de las situaciones ideales, todos tenemos defectos, no te casaste con la otra personas porque no tenga defectos. Trata de ser comprensivo y evita las críticas injustificadas. Recuerda que de seguro a ti también deben tenerte mucha paciencia.      

4-Evita las discusiones acaloradas. Cuando comiences a discutir trata de calmarte, si sientes que no puedes dale un respiro a la conversación.

Ten presente que un matrimonio es la unión entre dos personas, cada uno de ustedes debe poner el empeño suficiente en ser felices y cumplir con las promesas que se hicieron mutuamente. Si existe el amor es necesario luchar por mantener la unión.