pexels photo 541518

Perder el control no es tan difícil, ya que la vida está llena de situaciones tensas que pueden hacernos decir y hacer cosas que no deseamos.

No obstante,  acabar a gritos con una persona es sumamente desagradable y le brindará a tu vida una carga de tensión que no necesitas.

A veces la mejor forma de relajarnos es evitando problemas.  Algunas claves para controlar tus impulsos y evitar las discusiones son las siguientes:


así que fíjate bien en las señales que te dan los otros para que puedas evitar algo desagradable.

2-No hables de todo con todos. Toma en cuenta que no todos los temas son aptos para hablarlos con toda clase de persona.

3- Usa el tono adecuado. Antes de iniciar una conversación que piensas puede ser difícil, recuerda que debes usar un tono y lenguaje apropiado e iniciar la conversación en el momento justo.

4-Evita las ofensas. Ofender al otro siempre acarreará inconvenientes  que muchas veces no podrás controlar. Cuida tus palabras en todo momento, trata de ser amable y de no ofender a nadie.

5-No te dejes llevar por lo que dice el otro. En un momento en el que las dos personas están ofuscadas se pueden decir cosas desagradables, idealmente trata de hacer oídos sordos y no dejarte llevar por las ofensas o comentarios de la otra persona, incluso, podrías invitar a esa persona a hablar otro día.

Dale Carnegie, autor de  “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” afirma que toda discusión puede evitarse siempre y cuando se guarde respeto por el otro “demuestre respeto por las opiniones ajenas. Jamás diga a una persona que está equivocada” refiere en su libro.